Impuestos

También Miami bajo la lupa de la evasión fiscal

By:

También Miami bajo la lupa de la evasión fiscal

Para establecer compañías secretas en paraísos fiscales, los miembros de la élite latinoamericana acudían a un condominio en un edificio en Brickell que una vez apareció en la serie de televisión Miami Vice. Olga Santini, la representante en Miami de la firma legal Mossack Fonseca (MF), con sede en Panamá, opera desde una unidad de 2 dormitorios en el Palace, un alto edificio frente al mar en la Avenida Brickell. Los registros filtrados ofrecen pocas pruebas de que Santini y MF cuestionaran los antecedentes o las actividades empresariales de las personas que deseaban compañías en paraísos fiscales, lo que la industria considera una diligencia debida. Pero no son los únicos que en el Sur de la Florida miran hacia otro lado, y gracias a esa desatensión la región es en una plataforma mundial para la economía sumergida, pero también un fenomenal mercado hipotecario, con una industria artesanal de abogados y contadores que ayudan a sus clientes a formar compañías en paraísos fiscales que pueden enmascarar sus actividades. Si se termina todo eso, ¿qué será de Miami?


Las corporaciones offshore tienen un propósito: crear anonimato. Recientemente documentos filtrados revelan que estas compañías encubiertas, envueltas en secreto, proveen cobertura para evasores de impuestos.


¿Puede el Gobierno estadounidense arrojar la 1ra. piedra a Panamá o Bahamas? ¿Se arriesgará USA a renunciar al dinero no declarado en país de origen que se invierte en el mercado inmobiliario de Miami?


A fines de 2011, una compañía llamada Isaias 21 Property, pagó cerca de US$ 3 millones, en efectivo en Miami (Florida, USA), por un condominio en Bal Harbour con vista al mar. Pero no estaba claro de quién era esta unidad de 3 dormitorios en el flamante St. Regis, ultra-lujoso  rascacielos que mima a sus residentes con un servicio al cuarto las 24 horas y mayordomo privado.


En los registros públicos, Isaias 21 declara su casa matriz en una oficina en Miami Beach, y a su director como Mateus 5 International Holding, una compañía offshore registrada en las Islas Vírgenes Británicas, donde los dueños de compañías no tienen que revelar sus nombres.
Pero el The Miami Herald, en asociación con el consorcio internacional de investigadores periodísticos, accedió a los archivos de Mossak Fonseca.


Los archivos filtrados ofrecen un vistazo al mundo oculto de los bienes raíces de alta gama del sur de Florida y las fuerzas económicas mundiales remodelando la silueta de Miami: el dinero ‘negro’ ayuda a crear las relucientes torres de condominios en la costanera del sur de Florida y provocan el incremento en los precios del m2.


Es cierto que la filtración coincide con una fuerte ofensiva del gobierno de USA contra el lavado de dinero en el lujoso mercado inmobiliario de Miami, y así fue como apareció al menos 1 de los 5 nombres de los dueños de Mateus: Paulo Octavio Alves Pereira, un desarrollador y político brasilero ahora acusado por corrupción en su país de origen.


En Mossack Fonseca aparecen 19 personas de nacionalidad extranjera creando compañías offshore para la compra de bienes raíces de Miami: 8 vinculadas a sobornos, corrupción, malversación, evasión de impuestos y otros delitos en su país de origen. Pero Mossack Fonseca es sólo una gota en el océano del mercado de Miami.


“Las personas que quieran lavar su dinero sucio siempre tratarán de penetrar el sistema en su punto más débil”, dice Joe Kilmer, un ex agente especial de la DEA. “Tenemos tantas compras y ventas de bienes raíces en el sur de Florida, que es fácil ocultarse”.


En Miami, compradores secretos a menudo compran viviendas muy caras usando entidades legales opacas como compañías offshore, fundaciones o corporaciones de responsabilidad limitada. Las compañías offshore son legales mientras se declaren sus activos y paguen sus impuestos, pero la capacidad de esconder información que tienen estas compañías hace fácil y tentador el romper la ley.
El Departamento del Tesoro de USA está preocupado por el lavado ilegal de dinero a través de los bienes inmuebles del condado de Miami-Dade, y en marzo empezó a rastrear la herramienta de transacción más vulnerable a la manipulación contable: Compañías encubiertas comprando inmuebles de US$ 1 millón, en efectivo.


Esos contratos eran considerados sospechosos porque:


a) el real comprador podía ocultarse detrás de la compañía encubierta,
b) los bancos no están involucrados en transacciones en efectivo, evadiendo cualquier chequeo por lavado de dinero.


Los negocios en efectivo resultaron el 53% de todas las ventas de viviendas en Miami-Dade en 2015 –el doble del promedio nacional estadounidense- y el 90% de las ventas de construcción, de acuerdo con la asociación de agentes inmobiliarios de Miami.

Apuntes


Un estudio del 2011 del Banco Mundial sobre 150 importantes casos de corrupción encontró que para ocultar fondos robados, nueve de cada 10 perpetradores usaron entidades corporativas falsas que eran legales, como las compañías en paraísos fiscales.


Mossack Fonseca se especializa en establecer compañías en paraísos fiscales para los ricos y poderosos.


Olga Santini, la representante en Miami de la firma legal Mossack Fonseca (MF), con sede en Panamá, opera desde una unidad de 2 dormitorios en el Palace, un alto edificio frente al mar en la Avenida Brickell.
MF tiene más de 40 oficinas en todo el mundo, y su sucursal en Brasil se ha visto implicada en una investigación por corrupción que amenaza con derrocar a la presidenta Dilma Rousseff y a otros políticos clave.


La firma actúa como intermediaria, o “agente registrado”, para establecer compañías en paraísos fiscales para clientes referidos por abogados y embaucadores.


Santini, cuya página en LinkedIn dice que comenzó a trabajar con Mossack Fonseca en  2004 en Miami, parece no ser consciente de quiénes eran sus clientes, de acuerdo con los expedientes filtrados.
Una factura de enero del 2013 muestra que entre agosto y diciembre del 2012, Santini ayudó a incorporar más de 200 compañías en las Islas Vírgenes Británicas, Samoa y las Seychelles, todas en paraísos fiscales extraterritoriales.


Mossack Fonseca cobraba a sus clientes entre US$ 750 y US$ 1.400 por compañía, de acuerdo con la factura. Santini recibía una comisión de un 30% de esa tarifa: US$ 82.000, transferidos a una sucursal del Bank of America en Coral Gables.


En una breve respuesta en un correo electrónico al Miami Herald, Santini negó haber hecho algo incorrecto. “Soy una suministradora independiente de servicios a la firma legal Mossack Fonseca, así como a otras firmas legales. No soy la oficina en Miami de Mossack Fonseca, ni una empleada de esa organización. No puedo responder a un caso particular de un cliente excepto para decir que es mi práctica llevar a cabo una significativa diligencia debida a mis clientes y es mi política personal cumplir por completo con la letra y el espíritu de la ley en cada jurisdicción”.


¿Será tan así?


“Una propiedad a nombre de una compañía encubierta no es transparente”, cuenta Jennifer Shasky Calvery, directora de la Red contra Crímenes Financieros de USA (FinCen), la agencia reguladora detrás de esta nueva política. “Puede haber razones legítimas para no ser transparente, pero eso también es lo que los criminales quieren hacer”.


Esta iniciativa temporaria también se está llevando a cabo en Manhattan (Nueva York), hasta agosto. El procedimiento exige que los agentesinmobiliarios identifiquen al verdadero o beneficiario o dueño detrás de la compañía encubierta e informe su nombre al gobierno federal.


En Miami-Dade esta regla se aplica a casas vendidas por US$ 1 millón o más. En Manhattan los bienes raíces son más caros y el pozo inicial es de US$ 3 millones.


Ninguna otra jurisdicción está siendo apuntada. Los federales sabrán quien es el verdadero comprador, pero no harán pública esa información. Expertos dicen que esta ofensiva puede ser la 1ra. de una serie de regulaciones más fuertes contra los negocios en efectivo.


Miami tiene una larga historia de lavado de dinero. Sus instituciones financieras reportan más actividades sospechosas que cualquier otra ciudad grande de USA, aparte de Nueva York y Los Ángeles, de acuerdo con el FinCen.


Jack McCabe, un analista que estudia el creciente mercado de casas locales, dice que es imposible saber cuántas casas se están comprando con dinero sucio: “Pero creo que mucha gente cree que puede ser una considerable porción  del mercado de los nuevos condominios”.


“A pesar de que los desarrolladores y profesionales de bienes raíces sospechan de que muchas de estas propiedades son compradas con fondos ilegales, ellos se dan cuenta de que sus proyectos pueden no ser exitosos sin ese soporte financiero”, agregó.


Miami, por diversas razones, es frecuentada por lavadores de dinero. Sin ir muy lejos, acaba de desmentelarse una una red de lavado de dinero del narcotráfico vinculada al Cártel de Sinaloa, integrada por 22 personas, que utilizaban apodos de figuras célebres como “Pitbull” o “Neymar” para enviar millones de dólares a Colombia.


Ellos lavaban US$1 millón al mes de sus ventas de cocaína, utilizando 11 empresas, ninguna offshore, por cuenta y orden de Joaquín Guzmán Loera, alias “el Chapo”, y giraban el dinero a Cali, donde se encuentran sus proveedores de esa droga.


Pero no todo el dinero es del narco. Los capitales golondrinas de otros países son el combustible de la economía de Miami. Resucitaron la construcción, fortalecieron la comercialización de bienes raíces y expandieron la industria del turismo después de la Gran Recesión.


Ciudadanos extranjeros compraron alrededor de US$ 6.100 millones en viviendas en Miami-Dade, Broward y Palm Beach sólo en el último año, cubriendo más de un tercio de todos los gastos domésticos, de acuerdo a la asociación de relatores de Miami.


En gran parte la regla “conoce a tus clientes” impuestas por los bancos de USA, no se está cumpliendo. Diversos clientes, incluyendo los agentes inmobiliarios, parecen encontrarse exentos.


La corrupción sabe que puede aplicar su dinero en Miami sin que se le hagan muchas preguntas. En Brasil, la Fiscalía denuncia que Mossack Fonseca creó compañías offshore que permitieron a funcionarios de Petrobras esconder el dinero que cobraron por sobornos. En una conferencia de noticias en enero, la fiscalía denunció a la firma panameña como “una gran lavadora de dinero” y anunció que habían librado órdenes de detención a 4 empleados de sus oficinas brasileras por crímenes que van hasta el ocultamiento y destrucción de documentación.


En un correo electrónico, el vocero de Mossack Fonseca defendió sus prácticas empresariales: “Nuestra firma, como muchas otras firmas, proveen a todo el mundo de servicios de registración de compañías a nuestros clientes profesionales (ejemplo, abogados, bancos y compañías) quienes son intermediarios. Como un agente registrado solamente ayudamos a incorporar compañías, y antes de que aceptemos trabajar con un cliente, de cualquier forma, realizamos un proceso de diligencia cuidadoso, que en todos los casos llega, y a veces excede, a todas las reglas locales relevantes, regulaciones y estándares a los cuales nosotros y muchos otros estamos sujetos”.


Mossack Fonseca también declaró que sus oficinas brasileras eran una franquicia, y el estudio jurídico de Panamá, que solo ejerce en Panamá, “está siendo implicada por temas de los que no tiene responsabilidad”.


La ruta del dinero a través de una red de offshore y otras empresas puede ayudar a darle una capa de legitimidad al dinero sucio, según Ellen Zimiles, una ex fiscal federal de Nueva York. Esto es crucial para traer el dinero sucio de vuelta a USA sin levantar mucha sospecha, añade Zimiles.


Muchas de las personas mencionadas como propietarias de una compañía offshore pertenecen al escalón de poder adquisitivo superior de Brasil, que han bombeado el mercado de bienes raíces de Miami mientras la economía brasilera caía. No todo el dinero enviado a Florida es no declarado. Ejemplos al pasar:


> Helder Rodrigues Zebral, el actual dueño de un popular restaurante en Brasil, declarado culpable 2 veces por malversar fondos públicos y eludir una licitación pública en su país natal, es conocido por sus MercedesBenz y sus salidas con celebridades. Él pagó US$ 1,9 millón por un condominio en Sunny Beach Island en el 2011, entre otros activos.


> Marcelo Carvalho Cordeiro, el ex presidente de los fondos de pensiones de Río de Janeiro, quien fue despedido después de habérsele imputado la adjudicación de un contrato multimillonario en forma irregular, pagó US$ 2,7 millones por una casa en Key Biscaine en 2015. Él está demandando a un socio de negocios en Miami por difamación.


> Luciano Lobao, un magnate de la construcción hijo de un ex ministro de Energía de Brasil, quien está bajo investigación por corrupción en Petrobras, también es investigado por la acusación de estafar al gobierno en 2014 por los contratos de la Copa del Mundo FIFA; y compró un condominio en Eden House, Miami Beach, por US$ 636.000 dólares en 2013, y lo vendió por US$ 1.1 millón al año siguiente.


No hay evidencia de que se utilizó dinero sucio en ninguna transacción. Muchos de estos hombres, incluyendo Lobao y Cordeiro, no hicieron esfuerzo por esconder estos negocios. Ellos crearon compañías BVI offshore y después compraron las propiedades usando compañías en Florida registradas bajo su propio nombre. Correos electrónicos entre empleados de Mossack Fonseca y los abogados de estos hombres dice que el propósito de estas offshore era comprar específicamente bienes raíces en Florida, sin entrar en detalle.


El Miami Herald preguntó si la creación de empresas offshore se trataba de no declarar impuestos en Brasil. Marcelo Calvo Galindo, alto ejecutivo en la red de universidades brasileras quien está enfrentando cargos criminales por evasión de impuestos, pagó US$ 2,7 millones por 2 unidades –una de ellas un pent-house de 270 m2- en el St. Tropez de Sunny Island Beach, exhibió sus declaraciones de impuesto mostrando que pagó en Brasil los impuestos por las compañías offshore.


Marcos Pereira Lombardi, quien dirige un diario, así como también muchas otras compañías en Brasilia, dice que creó una offshore por los beneficios impositivos. Él compró en US$ 2,7 millones 2 condominios en las torres Trump 1 y 2, en Sunny Isles Beach, y declaró que pagó todos sus impuestos en Brasil y en USA.


¿Y entonces qué ocurre?


“Yo compré estas propiedades en Miami porque eran una oportunidad de negocios, ya que los precios en Florida eran muy atractivos”, escribió en un e-mail. “Yo amo Miami y los Estados Unidos, por eso escojo invertir aquí”.


Lombardi ha sido investigado en Brasil por obtener presuntamente en forma irregular tierras fiscales y conspirar en arreglar los precios del gas, cargos que él niega. Él compró 1 de las unidades de las torres Trump a través de una compañía de Florida en donde figura como director, y otra bajo su propio nombre. Pero ser transparente no siempre significa ser legal.


Diferente es el caso del presunto jefe narco español Álvaro López Tardón, dueño de unos lujosos condominios en Miami a través de compañías registradas bajo su nombre o el de sus afiliados, incluyendo un condominio de US$ 1 millón en el Continuum, en South Beach. Después de su arresto sus abogados defendieron sus acciones inmobiliarias como legales y transparentes.


La Fiscalía argumentó que era un lavado de las ganancias del negocio del narcotráfico. Los procuradores dijeron que él había sido el jefe de un violento círculo de narcotraficantes llamado Los Miami y que se apoderó de sus bienes, incluyendo una flota de automóviles lujosos, y 13 condominios, antes de ser encontrado culpable por lavado de dinero.


Peter Zalewski, un analista del mercado de condominios locales, dice que el caso de López Tardón propuso a los federales mirar más de cerca los bienes raíces de Miami. “A nivel local, la gente ha estado hablando de que el dinero ilícito apuntala el mercado de los condominios desde la década de los ‘80´”cuenta Zalewski. “El gobierno usualmente necesita un caso como éste antes de que pueda actuar”.


Un juez federal de Miami sentenció a Tardón a 150 años de prisión. “Yo lo llamo dinero chistoso, y tenemos una cantidad de dinero chistoso aquí”, dijo la jueza de distrito, Joan Lenard, cuando dictó la sentencia en 2014.


¿Un juego de limpieza?


“Dinero chistoso” es más que un portafolio lleno de dólares, cargamento habitual en la Era de la Cocaína en Miami en los '80.  Hoy en día “efectivo”significa: cheques certificados, cheques de viajero, cheques de cajeros y órdenes de dinero.


En 2016, el FinCen está rastreando no sólo transacciones que usen efectivo en estas formas, sino también en otras monedas fuertes. Pero no es necesario informar sobre negocios que usen transferencias o cheques personales, que dejan más que un rastro de papeles en el banco, abriendo una brecha potencial. Al no monitorear estos instrumentos financieros, los investigadores se perderán la mayoría de las ventas de los nuevos condominios, cuenta Alan Lips, un contador de Miami.


Theresa Van Vliet, una ex fiscal federal, dice que el FinCen pudo haber sobrepasado su autoridad al investigar las transferencias. “Esto es un movimiento estratégico” cuenta. “Es bueno empezar con poco”. Los negocios en efectivo de haciendas son uno de los últimos sectores sin regulación de bienes raíces en USA; ahora ya existen requerimientos de reportes estrictos para la compra de haciendas con hipoteca.


A pesar del escrutinio federal, la mayoría de los profesionales dicen que el lavado de dinero no juega un rol en los bienes raíces, al menos ya no ahora.“Cuando yo vendía bienes raíces en Davie a fines de los '80, solíamos usar bolsas con efectivo”, dice Jeff Morr, un agente inmobiliario en Douglas Elliman. “No existían reglas, hoy todo está vigilado, está en limpio”.


El desarrollador David Martin, que está concretando la venta de un desarrollo de 319 haciendas en Doral dice que las nuevas reglas del FinCen no está provocando que los compradores se echen atrás.


“Yo creo que es un golpe fuera de proporción”, coincide Carlos Rosso, presidente de la división de condominios para mega desarrollos locales. “Todo está hecho a través de un sistema bancario en el caso de las nuevas construcciones. Tal vez en casas y condominios ya existentes estén usando efectivo”.


El boom de los bienes raíces que se inició en el 2011 multiplicó los trabajos en la construcción y la recaudación de impuestos. Los desarrolladores promocionaron la inversión extranjera como una señal de que Miami había llegado al escenario mundial.


Pero este boom también echó a volar los precios de las viviendas, más allá del alcance de los trabajadores y de la clase media. La población local que trata de comprar hogares con hipotecas no puede competir con los compradores extranjeros que llegan con el capital necesario y la voluntad de pagar el precio de lista sin chistar.


Dos tercios de los habitantes de Miami alquilan sus hogares –más que cualquier otra ciudad de los Estados Unidos- y ese número creció +8% desde 2006, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de New York.


Los altos costos de la vivienda combinados con los bajos ingresos de los salarios hacen de Miami la ciudad menos rentable en todo USA para quienes deben alquilar sus techos. “Si nosotros sofocamos la habilidad de la gente de adquirir un bien patrimonial como una vivienda, estamos impidiendo su habilidad de crear nuevas empresas, y de invertir en educación para sus familias” comenta Ali Bustamante, científico en la Universidad Internacional de Florida.


Los Federales están vigilando


En 2001, el ‘Acta Patriota’ de George W. Bush ordenó que todas las partes involucradas en el sector inmobiliario fueran diligentes en la investigación de sus clientes. Las presiones políticas de parte de la industria inmobiliaria le ha permitido ganar una temporal exención que ha durado casi 15 años.
Los agentes de bienes raíces argumentan que no tienen la experiencia necesaria para investigar a sus clientes. La Asociación de Abogados estadounidenses también se ha opuesto a una imposición de más requerimientos para los abogados de bienes raíces, diciendo que eso violaría los derechos abogado-cliente.


Pero la nueva iniciativa federal centrada en Miami-Dade y Manhattan puede ser el inicio del final de la exención. “Es el primer lanzamiento ceremonial”, dice el abogado de Miami, Andrew Ittleman. “Todavía no nos hemos metido en el juego”.


Entre la intervención de los federales en los casos de transacciones de haciendas en efectivo, y el fortalecimiento de las leyes contra el lavado de dinero alrededor del mundo, puede que se torne más difícil introducir dinero sucio a través de los bienes raíces de Miami.


Otros países tienen leyes más estrictas que los Estados Unidos. La Unión Europea ha comenzado a crear una base de datos centralizada de propietarios. Las reglas de conformidad de la Unión Europea se extienden a los agentes inmobiliarios, firmas de abogados y agentes de fundaciones, e instituciones financieras.


Esa disparidad frustra a algunos banqueros estadounidenses quienes dicen que soportan demasiado la carga que les imponen en USA. “Sería mucho más fácil para los bancos como nosotros hacer nuestro trabajo si otros (los de la industria de bienes raíces) tuvieran responsabilidades similares”, diceScott Nathan, vice presidente ejecutivo del Union Bank of Miami.


Un número de eventos y blogs han explorado escapes a las nuevas leyes del FinCen. Un seminario realizado en marzo fue titulado “Cómo evadir la trampa del Fisco”, y prometía enseñarle a los profesionales de bienes raíces “cómo evadir los cargos de lavado de dinero y permanecer del lado correcto de la ley” mientras trabajaban con clientes que querían mantener sus negocios en secreto por razones legítimas.


La Asociación de Agentes Inmobiliarios de Miami patrocinó el evento.Teresa King Kinney, la directora ejecutiva de la asociación, dijo que la intención no era evadir las regulaciones.


“Era para asegurarnos de que nuestros miembros entiendan como son las reglas, cómo pueden afectar el contrato y qué alternativas hay”, explicó.


Jennifer Shasky Calvery, director de FinCen, discrepó. Ella comparó el comportamiento de la industria inmobiliaria con el de un conductor ebrio queriendo girar en una calle. “Es increíble que los conductores piensen que la policía no los está observando”, dice Calvery. “Siento que estamos aprendiendo mucho de la cultura económica de los bienes raíces de Miami”.

 

http://www.urgente24.com/251378-tambien-miami-bajo-la-lupa-de-la-evasion-fiscal

¿Quiere saber si calificas para inmigración?
Deje que uno de nuestros expertos le ayude.

Haga clic aquí.
Tags:

También Miami bajo la lupa de la evasión fiscal