IMPUESTOS INTERNACIONALES 

 

Al invertir en Estados Unidos, entender el impacto del sistema fiscal internacional

es primordial para asegurar una experiencia lucrativa. Como ocurre en muchos países, el sistema tributario estadounidense tiene sus propios matices y caprichos que lo hacen único. Algunas veces estas características difieren dependiendo de con qué país se esté trabajando. Por ejemplo, algunos países operan bajo un acuerdo internacional fiscal que tienen con EE.UU. lo que significa que su sistema es reconocido, y tienen maneras de controlar y evitar que los inversionistas caigan en tributaciones dobles. Sin embargo, otros países no tienen esta clase de tratados con Estados Unidos.

Cualquier persona que recibe ingresos en Estados Unidos, debe reportar estos ingresos al IRS (Autoridad Interna de Impuestos en EE.UU.) y aplicar para un ITIN (Número de identificación fiscal internacional). Sin embargo, las reglas de impuestos pueden ser un poco complejas, dependiendo de la clase de ingreso que se esté recibiendo y se recomienda a los extranjeros asesorarse de un experto calificado en impuestos internacionales.

Los costos de contratar a un contador o un abogado son compensados muy fácilmente con los fondos que puede ahorrar el inversionista por la correcta utilización del sistema fiscal estadounidense. Se aconseja consultar a un experto antes de contraer cualquiera obligación o contrato, pues las consideraciones acerca de la tributación de impuestos pueden guiarle hacia el método correcto y la estructura apropiada para usar en el proceso de toma de título de una propiedad.

Haga clic aquí para encontrar un profesional